MIRA LO QUE DICEN

Pues resulta que debo ser maniática y un poco pesimista , o eso dicen algunas de las personas con las que últimamente paso más tiempo. Yo no creo que mis frases sean tan derrotistas, pero si algo he aprendido en esta vida es que las palabras se basan en pensamientos y estos son los que atraen a las cosas que nos pasan. Es decir, que si pensamos en positivo la historia irá bien. Cierto es que resulta complicado decir una cosa mientras se piensa otra, por eso mejor será que las palabras sean positivas para que los hechos que nos puedan pasar sean los mejores.

Y, mira lo que dicen: que el Universo habla un solo lenguaje, y que si conoces el Alma de Mundo podrás conseguir vivir Tu Historia Personal.

También he aprendido que las personas que nos quieren son capaces de ver las situaciones desde otros puntos de vista más “objetivos”, y dicen que hay que alejarse del punto de vista propio para poder resolver bien un problema. Habrá entonces que aprender a escuchar, a ser objetivos y a no dejarnos cegar por las prisas.

Yo lo he hecho, y por ello tengo que decir que:

“Soy mejor profesional que hace unos meses. Soy mejor que cuando entré por primera vez en VCCP Spain. Soy capaz de hacer cosas más que válidas. Soy trabajadora y responsable. Soy compañera y amiga. Soy versátil e inteligente.”

Y no diré que:

“Creo que he mejorado un poquito en estos meses, y ya soy capaz de hacer trabajos que merecen la pena.”

Así que por si a alguien le quedaba alguna duda lo vuelvo a repetir con una bonita ilustración:

Imagen

PD: Recomiendo leer El Alquimista de Paulo Cohello.

BUSCANDO LA PROFESIONALIDAD.

Estoy verde. Como una pera. Si este estado se manifestase físicamente mi piel sería sería del color (buscar pantone exacto del verde-pera). Y a causa de esta inmadurez profesional mis trabajos son poco dulces. Les falta algo. Les falta el jugo de la experiencia. La profesionalidad.

Al principio pensaba que lo que me faltaba era inspiración. Ideas nuevas, frescas, llamativas, bonitas… pero hoy me he dado cuenta que lo que me pasa es lo descrito al principio. Soy una pera verde, inmadura, sujeta al árbol. Un árbol conocido como temor, miedo, canguelo a lo desconocido, inexperiencia a la vida laboral.

Me he dado cuenta de esto porque hoy he tenido un montón de ideas nuevas. Normalmente soy un poco crítica con mis ideas, y siempre me lleno el melón que tengo por cabeza con auto-convencimientos catastróficos sobre la inutilidad de esas ideas.

Pero se acabó. Ya está bien. Hoy me he dado cuenta de que la profesionalidad en los trabajos se busca y se consigue con la continua ejecución de lo que se nos ocurre, con la observación del trabajo de los otros, y con la práctica de los consejos que te dan los que son más sabios y mejores que tú. Y tengo la suerte de tener todo esto para poder madurar rápido y fructiferamente.

Por eso esta netrada va con una ilustración que, espero, complemente las palabras. Es una imagen sobre mi cambio de actitud, sobre cómo voy a tirarme de la barca en la que voy a la deriva, pues quiero bucear en el mar de la vida laboral en el me encuentro inmersa y no dejarme arrastrar hasta alguna orilla desconocida. Lo que quiero es recorrer la superficie, el fondo y relacionarme con todo ser que me encuentre.

 Image

AÑO NUEVO

Ya estamos en 2014. Hemos dejado atrás un año que para algunos pudo ser de mal augurio por eso del número 13, aunque eso depende de lo supersticioso que uno sea. En mi caso, no hay temores, pues he pasado noche buena y noche vieja en reuniones de 13 personas, tengo un gato negro, me faltó una uva por comer y creo que no llevé nada rojo. (Pero confieso que evito pasar por debajo de escaleras)

Yo soy de la opinión de que la suerte es de quien la busca, aunque es cierto que no siempre es 100% dependiente de nuestra buena actitud y motivaciones ante la vida. Aunque más vale agarrar el toro por los cuernos.

Siempre se dice que ahora es el tiempo de empezar propósitos nuevos, de hacer planes para los 12 meses siguientes, de cuidarnos (mente sana, cuerpo sano), de intentar ser mejores personas, de concienciarnos con el planeta y ahorrar. Pero sobre todo es tiempo de ser realistas, y por eso no he hecho lista de propósitos. Me niego a trazar un plan maestro de mejora personal que no voy a cumplir, y por ello voy a limitarme a vivir día a día.

Por ejemplo, ayer me levanté con especial ganas de trabajar, de aprender y de intentar no frustrarme. Y hoy sigo con esas ganas, pero estoy un poco más negativa, así que voy proponerme ver lo positivo a todo lo que me pase. Hoy quiero sentirme bien y fuerte. Así que no voy a agobiarme con cosas que no puedo controlar al 100%.

¿Y si mañana…? Mañana no es hoy. Ya se verá.

———————————
PD . Escribiendo esto me he acordado de una personita rubia, muy linda y gallega, que anda por Londres, y que me habló una vez de la inutilidad del sufrimiento. No hay que sufrir por cosas que todavía no han pasado. Gracias por tu sabiduría Sara.