En la Gran Avenida.

(Historias Breves)

Caminando por la avenida más grande la ciudad, bien abrigada para mantener a raya al frío, curioseaba los escaparates. La calle olía a nuevo, a despreocupación y a dulces recién hechos. El olor de las pastelerías le recordó a su infancia. A madrugadas con su abuelo calentando el horno y a tardes con su madre preparando cabello de ángel. Nunca le gustó los dulces que llevaban esta crema, pero daría su pequeña cantidad de dinero por poder comer uno de esos pasteles que se lucían detrás del cristal decorado con motivos navideños.

Levantó la mano y la dirigió hacia el escaparate. Justo cuando sus dedos iban a tocar el cristal oyó toser de un hombre detrás de ella. La expresión del policía era una interrogación altiva que lanzaba una pregunta no realizada explícitamente. La respuesta de la muchacha se leía en sus gestos aunque el policía decidió ignorarla añadiendo un “fuera de aquí muchacha”. Ella, reprimiendo un bufido, se fue.

¿Qué pasó entonces?
No sabría deciros. Podría inventarme un bonito final. Podría deciros que caminé tras ella hasta alcanzarla, y que cuando pude tocarla me quedé a su lado hasta el fin de mis días. Pero no sería verdad. Me quedé esperando en mi esquina, y cuando el policía pasó por mi lado le lancé un tremendo insulto aunque él solo escuchó “miau”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s