TCOE

La experiencia en The College of Everything ha sido gratificante, loca, divertida, dura, apasionante, desesperante, provechosa, chocante, familiar, desconcertante, rara, única…

y así podría seguir.

He conocido a compañeros maravillosos, a profesionales de tomo y lomo, a influencers, artistas callejeros, y a algún que otro personaje. Todo esto está pensado, escrito y dicho con el mayor de los respetos al que hay que sumar una inmensa gratitud a todas personas a las que me quiero referir.

No he dejado de aprender desde que pisé el “espacio”. Lo he pasado genial ilusionándome, desesperándome, riendo y llorando.

He de admitir que soy un poco sentida, en algunas ocasiones me consideran floja. Por eso hay momentos en los que desespero y lloro por no ver nada en claro, y el mundo se me viene encima con toda su contundencia. Yo no soy como aquel poderoso griego que sujeta las columnas del mundo con sus brazos.

Pero a veces, y espero que poco a poco sean las que primen, saco un genio maravilloso con el que podría arrancar los ojos al buitre que, recurrentemente, baja a comerse mis entrañas, poniendo punto final al mito.

Y es que, creo, de eso se trata. De levantarse, de seguir y continuar por el camino que te apasiona.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s